Sobre SYSTECODE


El otro día asistí a una reunión  bastante jugosa en la que se pusieron a debate muchas cuestiones sobre las que poder empezar a construir el futuro del negocio corchero sanvicenteño, y por extensión, el extremeño.
De entro todo lo hablado, aparecieron algunos temas colaterales de gran interés, en los que no quise participar en el debate por aquello de no desviar demasiado la atención de los puntos claves que se estaban tratando.
Uno de ellos estaba referido a la labor como garante del aseguramiento de Calidad del sistema de auditorías SYSTECODE, hoja de ruta sobre el que las empresas corcheras han construido un modelo de garantía de calidad.
En un debate en el que se estaba defiendo la necesidad de capacitar a las empresas en aquello que tiene que ver con la competitividad en los mercados, era inevitable que no saliese ese tema a colación.
Desde la administración se achacaba en cierta manera la falta de compromiso en este aspecto por parte de las empresas, puesto que muchas de ellas habían abandonado el sistema de certificaciones por cuestiones diversas.
Sobre este tema, que da para debatir horas y horas en cuanto a las virtudes y no virtudes del modelo, entiendo que conviene aclarar un aspecto básico, por un lado, la naturaleza de “la norma” de calidad sobre el que se asienta el modelo, es decir, el código internacional de prácticas taponeras, y por otro, el sistema de auditorías.
En cuanto al primero de los elementos, es claro y notorio que su desarrollo ha sido uno de los avances más importantes llevados a cabo dentro del negocio en los últimos veinte años, sobre todo de cara a erradicar el famoso problema de la contaminación por organoclorados (el famoso TCA). Su uso, muy estandarizado desde que apareciese, ha permitido atenuar uno de los problemas más graves con los que ha tenido que luchar el negocio. Las prácticas que en él se incluyen han sido progresivamente aceptadas por las empresas corcheras, en algunos casos de forma explícita, por aquello de su exigencia directa tanto por clientes como por el propio sistema de auditorías de certificación (SYSTECODE), pero también de forma tácita, derivado del aprendizaje por parte de aquellas empresas no miembros de la “red systecode”, las cuales han asumido de forma indirecta y progresiva esa manera de trabajar, u otras, quienes a pesar de que han dejado de creer en el sistema, ya han incorporado de forma natural buena parte de las buenas prácticas descritas.
Por cierto, esta manera de transmisión de conocimiento entre el aprendizaje codificado (el reglamentario) y el tácito (el tradicional), es un buen ejemplo de los síntomas de los distritos industriales. No estamos tan lejos pues de nuestro objetivo.
Otra cosa bien distinta es el modelo de certificación SYSTECODE.
Para poder valorar el sistema es necesario conocer otros modelos similares en su esencia o idea, como pueden ser los sistemas ISO 9000. Otro aspecto que enriquece en la adquisición de un juicio crítico, (para esto y para todo en la vida), es la experiencia.
Humildemente, creo que puedo aportar algo en los dos aspectos.
En base a estos “inputs”, debo indicar que mi visión sobre el sistema de auditorías systecode no es muy positiva:
Se trata de un modelo opaco y no abierto a la sociedad, justamente lo opuesto a lo que debería ser. Argumento esta opinión en base a varias características particulares:
-Al sistema de certificación solo tiene acceso una única empresa de certificación acreditada a nivel mundial (en este caso Bureu-Veritas), lo cual limita el grado de construcción de mejoras en base a la puesta en común de aportaciones. Los modelos ISO son un claro ejemplo de lo contrario. El número de empresas certificadoras que pueden entrar en el sistema no está acotado, y esto refuerza su imagen, y sobre todo, su funcionamiento.
-Este “aislamiento técnico” queda de manifiesto también en el equipo de profesionales que valora el cumplimiento de la norma, con un auditor específico que es exclusivo de la OCA Bureau-Veritas, y el “experto”, solo vinculado a un cierto número de personas que eligen los organismos “reguladores” del sistema. Es muy difícill tener  acceso a profesionales externos, aunque sean propuestos por las asociaciones de empresas (lo digo con conocimiento de causa).
También debemos hablar de su falta de reconocimiento por parte de los clientes finales. A pesar de la labor de Lobby de los organismos internacionales relacionados con el corcho (estoy hablando fundamentalmente de C.E Liége), no existe un conocimiento y reconocimiento generalizado. Cualquier bodega reconocen mucho más un proveedor certificado en ISO 9000, ISO 22000 o BRC, por poner ejemplos de normas de reconocido prestigio internacional.
Por último hemos de identificar en el sistema, los mismos problemas de credibilidad que en otros modelos  de certificación, en base a la importancia del certificado por encima de las prácticas que en teoría se recogen en la norma de referencia. En este sentido, en lo que a mi respecta, merece mucho más respeto y credibilidad una empresa que trabaja con los cánones de calidad que marca el código, aunque sea de forma tácita, que aquella empresa que “hace los deberes” la semana antes de las auditorías.
En  resumidas cuentas, achacar la falta de compromiso con la calidad a la falta de fe en el sistema de auditorías SYSTECODE es un argumento cuando menos discutible.
Mi humilde opinión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *